no hacer por tu pareja

El amor es un tema cargado de mitos. De ellos te hablaré en otro post. Pero principalmente, aprendemos que si de verdad queremos a alguien, tenemos que darlo todo por esa persona, aún a costa de nuestra propia salud, economía, autoestima, o equilibrio emocional.

Esta idea es muy peligrosa, porque si en una relación una persona lo da todo, y la otra apenas nada, está abocada al fracaso. Sin hablar del sufrimiento que causa durante el tiempo que dura la relación, y las huellas que deja cuando se termina.

Por ello, hoy me gustaría repasar contigo una lista de 7 cosas que no tienes que hacer por tu pareja. Estos comportamientos permiten y perpetúan, inconscientemente, patrones tóxicos de relación, que te pueden acabar haciendo mucho daño.

1. Pensar que es tu culpa que se porte mal contigo

Quiero dejar bien claro esto. El mal comportamiento de una persona tiene que ver con ella, no contigo. Nadie tiene derecho a tratarte mal. Eres una persona válida y merecedora de respeto. Si no te lo dan, es por que la otra persona tiene ella misma un problema, y es su responsabilidad solucionarlo.

2. Darle tropecientas mil oportunidades (en vano)

Si le has pedido a tu pareja que cambie su comportamiento, porque es importante para ti, y sigue sin hacerlo, deja de perder tiempo y energía. O bien la puedes aceptar tal y como es (advertencia: si es algo realmente importante para ti, no podrás). O bien te haces un favor y dejas de estar con una persona que es básicamente incompatible contigo (por mucho que la quieras).

3. Pensar que te tienes que esforzar más para que te trate mejor 

Una vez una chica me dijo que aguantaba a su pareja (maltratador psicológico) porque «ella tampoco era perfecta» (físicamente). Demasiadas veces dejamos que nuestros complejos dirijan nuestra vida sentimental. Como tenemos acné, unos kilos de más, ansiedad, o no nos identificamos con esas mujeres espectaculares que salen en los medios, aceptamos una relación con una persona que no nos respeta, no nos tiene en cuenta, nos humilla o incluso nos maltrata físicamente. Es decir: como nos consideramos poca cosa, nos resignamos a estar con personas tóxicas, pensando que no merecemos nada mejor. En realidad, no tienes que ser más sexy, más delgada, más sumisa, etc. para que te traten con cariño y respeto. Ese cariño y ese respeto los mereces sí o sí, son tu derecho de nacimiento.

4. Sustituir tus prioridades y gustos, por los suyos

Como todo el mundo, tú tienes prioridades y necesidades propias. Si no las escuchas y no las haces respetar, si te callas y cedes todo el rato, “para no causar una pelea”, vas a ir acumulando resentimiento hacia tu pareja, y vas a acabar explotando. Si este patrón se repite, la pareja se va poco a poco erosionando, hasta un punto (casi) irreparable.

5. Intentar comprender a toda costa por qué se porta mal contigo

¿Por qué me hace esto? ¿Por qué me trata así? Encuentras inconcebible que una persona a la que tú quieres, y que dice que te quiere, te trate mal. Buscas las razones que pueden motivar a esta persona a hacer lo que hace, le das mil vueltas a las cosas, te torturas pensando en ello. Pero al final, ¿qué mas da? Sepas, o no sepas, la razón, la cuestión es que la persona se porta mal contigo. Esa es la situación que hay que resolver, o dejar.

EXTRA: descárgate mi Meditación Guiada de la Serenidad, especialmente creada para mantenerte centrada en momentos de alta intensidad emocional. 

6. Eres la única que hace sacrificios y compromisos

Una relación sana implica que ambas personas se esfuerzan por lograr una convivencia agradable y enriquecedora. Si siempre es la misma persona la que se sacrifica, no es sostenible a largo plazo. Esa relación tiene fecha de caducidad. Ojo, porque una persona tóxica o maltratadora te convencerá que es ella la que se sacrifica, que es ella la víctima, y tú eres “la mala”. Pero no te fijes en sus palabras, fíjate en cómo se comporta (sus acciones).

7. Ocuparte de sus tareas y responsabilidades

Si cargas con la gran mayoría del trabajo y responsabilidades de la pareja/familia, incluso te ocupas de las de tu pareja (concertarle cita en el médico, comprarle ropa, etc), es probable que esta situación suele desemboque en conflictos, reproches, estrés, insatisfacción, e incluso la sensación de estar exhausta y “quemada”.  Realizamos conductas «heroicas» para obtener validación propia y ajena, pero en cambio estos comportamientos suelen perjudicar el amor romántico y una sexualidad satisfactoria.

————-

Conclusión: mucho cuidado con lo que hacemos en nombre del amor. A menudo tiene que ver con mitos desfasados y/o con la creencia de que así podremos salvar nuestra relación. Pero si tenemos un patrón de renunciar a nosotras mismas en beneficio de otra persona, esto tiene unos costes terribles para nuestro equilibrio emocional, salud mental y bienestar. 

Si es tu caso, y no sabes cómo salir de esta situación, puedes apoyarte en mí, o en otra psicóloga colegiada. Te ayudamos a retomar las riendas de tu vida y darte otra oportunidad de vivir una relación sana y mutuamente satisfactoria.

---------------------------------------------------------------------------------- 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Comenta, comparte, suscríbete para no perderte ninguno de mis contenidos! 

NO TE PIERDAS NADA

¡Apúntate a mi comunidad para tener acceso a todos mis artículos y recursos!

PULSA EN LA IMAGEN PARA BAJARTE TU GUÍA GRATUITA

critico interior
SOBRE MÍ

SOBRE MÍ

Me llamo Noela Souza, soy psicóloga en Ibiza y también tengo consulta online. Mi misión es ayudar a las mujeres que se sienten pequeñas a vivir vidas grandes.

Si quieres saber cómo puedo trabajar contigo, pide tu cita gratuita de descubrimiento AQUÍ.

Cuéntame qué te ha parecido el artículo...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *